Consumo y contratación

En el taller no me han reparado bien el coche

El vehículo en que nos desplazamos con toda confianza para ir a trabajar, a dejar a nuestros hijos en el colegio o a disfrutar de un fin de semana, debe estar en condiciones de garantizar nuestra seguridad. Lo llevamos al taller porque requiere una revisión rutinaria, o porque no frenaba bien, o porque escuchábamos un ruído extraño. Nos han avisado de que ya estaba arreglado, hemos pagado una factura tal vez elevada, y al poco de circular…

  • Escuchas el mismo ruído que motivó que lo llevaras al taller.
  • Repasas la factura y compruebas que algún aspecto de la revisión no se ha hecho bien.
  • En el peor de los casos los frenos no funcionan adecuadamente y pueden provocar un accidente, con el riesgo que ello conlleva para ti, para los tuyos y para terceros.
  • Aunque no entiendes de mecánica no te parece adecuado que después de decirte que han tenido que hacer diversos cambios de piezas, ahora esté igual o peor que antes.
  • Estás preocupado porque te has dado cuenta de que no va bien cuando han pasado ya dos o tres días desde que lo recogiste y al hablar con el taller te dicen que ahora debe ser otra cosa. Tu sabes que no, pero no sabes si podrás demostrarlo.
  • Preguntas en otro taller, que te dice que no se ha hecho bien la reparación pero no está dispuesto a decírtelo por escrito.
  • Mantener el vehículo te cuesta mucho dinero y no consideras de recibo que te hayan dado tan mal servicio.

No serán pocas las preguntas que te hagas. La complejidad legal requiere que te asesores. Una buena gestión te ahorrará dinero y te facilitará encontrar las mejores opciones para ti.

Con la debida prueba los Tribunales llegan a relacionar la negligente reparación con el accidente que en su caso ello haya producido, estableciendo por ejemplo en Sentencia que se desprende igualmente que dicho accidente pudo ser el causante de la rotura del manguito y la pérdida del líquido refrigerante ya que, como reconoce el propio perito que realizó el informe aportado por la parte actora, es cierto que una colisión frontal provocaría el acercamiento entre el manguito y lacorrea del alternador, ocasionando el correspondiente y lógico roce, y la rápida pérdida de líquido.

La casuística puede ser variada. El trabajo probatorio riguroso sin duda dará su resultado.

Encontraremos el mejor camino. Recorrámoslo juntos.

Soluciones a tus problemas reales

Desde 1985 nuestro conocimiento y experiencia del derecho a tu servicio.

Si nos consultas, te ayudaremos a prevenir problemas.
Si te atacan, te defenderemos.
Si te molestan, ejerceremos juntos tus derechos.
En todo lo que te afecta como persona.

Cartagena, 243, 5º 6ª,
08025 Barcelona

+ Sobre nosotros

Cuentanos tu caso y te asesoramos

No dudes en ponerte en contacto con nosotros por email o, si lo prefieres, al 934 52 14 50

He leído y acepto la política de privacidad