Inmobiliario

Firmé un contrato de arras y ahora surgen problemas

Cuando nos diponemos a comprar o vender un inmueble solemos acudir a profesionales de la propiedad inmobiliaria que buscan la mejor forma de realizar la transacción, siendo un instrumento muy popular y eficaz la firma del denominado contrato de arras, por el que se adquiere el compromiso de comprar y vender mientras se ultiman los documentos, financiación o simplemente se espera que la vivienda quede definitivamente desocupada. Suele funcionar muy bien, siempre que hayamos evaluado bien la situación. De lo contrario podemos encontrarnos con problemas, tal vez graves.

  • Eres el comprador y al firmar las arras te han advertido que si no puedes escriturar en una fecha determinada las perderás. No pensabas tener problemas con la financiación pero los Bancos no te dan la hipoteca que necesitas.
  • Eres el vendedor y al firmar las arras te han advertido que si no puedes escriturar en una fecha determinada tendrás que devolver las arras que te dieron duplicadas, es decir, añadiendo otro tanto. Estabas seguro de que los inquilinos se irían justo al finalizar el contrato, mucho antes de la fecha de escrituración, pero no se van y el abogado te ha advertido que tardarás varios meses en conseguir tener la vivienda libre para poderla vender sin ocupantes como te comprometiste.
  • No puedes creer lo que está pasando, firmaste las arras de compra porque el piso en que vivías ya estaba casi vendido, y ahora no aparece comprador. Así no podrás comprar i te dicen que perderàs las arras.
  • El inmueble que vas a vender es propiedad tuyo y de otra persona por mitades, y ahora el otro copropietario dice que no piensa formalizar la venta. Tal vez incluso las arras solo las firmaste tu, en la confianza de que estabais de acuerdo. Tu no puedes perder tanto dinero.
  • Al firmar las arras no tuviste en cuenta que tu pareja debía ser incapacitada porque no tiene capacidad para vender, y al no reflejar las arras nada de esto te advierten que si en la fecha acordada no has conseguido que se le nombre tutor tendrás un grave problema.

Son muchas las cuestiones que se pueden plantear a raíz de unas simples e inocentes arras.

No serán pocas las preguntas que te hagas. La complejidad legal requiere que te asesores. Una buena gestión te ahorrará dinero y te facilitará encontrar las mejores opciones para ti.

Hay diferentes formulaciones del contrato de arras. Lo llamamos comunmente igual, pero no lo es. Mira por ejemplo ésta calificación de los Tribunales: La calificación de esta cláusula es clara: es una cláusula penal que se impone a la vendedora, caso de que incumpla y no entregue el inmueble libre de ocupantes. Se puede calificar de arras penales que no son sino una cláusula penal, por la que la parte puede exigir el cumplimiento de la obligación y sólo en caso de incumplimiento, exigir que se ejecute dicha cláusula.

Lo idóneo hubiera sido analizar bien el contenido del contrato de arras antes de firmarlo. Si no tuviste oportunidad y ya se te ha creado el problema no pienses que no tiene solución. 

Encontraremos el mejor camino. Recorrámoslo juntos.

Soluciones a tus problemas reales

Desde 1985 nuestro conocimiento y experiencia del derecho a tu servicio.

Si nos consultas, te ayudaremos a prevenir problemas.
Si te atacan, te defenderemos.
Si te molestan, ejerceremos juntos tus derechos.
En todo lo que te afecta como persona.

Cartagena, 243, 5º 6ª,
08025 Barcelona

+ Sobre nosotros

Cuentanos tu caso y te asesoramos

No dudes en ponerte en contacto con nosotros por email o, si lo prefieres, al 934 52 14 50

He leído y acepto la política de privacidad